Continúa búsqueda de Chilena en Bucaramanga: “A mi hermana la desaparecieron”

0
247

La desesperación es asfixiante para la familia de la exsargento de Carabineros chilena, identificada como Elsy Amory Ojeda, de 52 años de edad, quien llegó hace varios meses a Colombia y de quien hoy no se tiene noticia, temiéndose lo peor.

El primer sospechoso es su compañero sentimental, Juan Valderrama, quien ahora reconoció que entre él y la mujer extranjera hubo una discusión debido a que ella se enteró que su prometido tenía una relación matrimonial iniciada hacía pocos días con otra extrajera, también mayor, pero esta vez de los Estados Unidos; discusión generada después de que la mujer recorriera con el amor furtivo varios parajes de Santander, incluso visitando la casa paterna de Valderrama en la localidad de Curití.

Después de esa discusión, la mujer abandonó el lugar con destino aún indeterminado. Según él, la está buscando, y por eso interpuso ante las autoridades el reporte de su desaparición.

Pero para la familia de la mujer todas las explicaciones del joven son solo mentiras. “Yo creo que la hizo desaparecer”, dice resignada Alejandra Ojeda, hermana de Amory Ojeda González.

Pero Valderrama se afianza en su versión: “Yo fui a la policía, yo fui a la fiscalía a poner el denuncio”, asegura el hombre que el 5 de marzo pasado, viajó junto a la sargento en retiro a su país natal. La familia de la desaparecida cree que se la llevó a Colombia engañada, ofreciéndole amor y la ilusión de crear juntos un negocio.

Valderrama tiene 28 años, llegó hace tres a Chile y trabajó en el Club de Suboficiales de Carabineros, lugar donde conoció a Amory.

Mucho dinero

“Pidió la baja para obtener el desahucio, una cantidad sobre los $20 millones. Se podría decir que él la engatusó, la convenció de hacer un negocio allá”, cuenta la hermana de la mujer.

Añade que ella se endeudó en Chile por él en aproximadamente $7 millones, comprando incluso un auto en Colombia.

Otro antecedente que se suma al caso es la aparición de una tía de Amory, quien la visitó en su departamento antes del viaje. Pese a la sorpresa que le causó ver sus maletas empacadas por el inminente viaje, la acompañó a comprar dólares al centro de Santiago.

De todos modos, esta familiar no le contó al resto del círculo íntimo de Amory sobre su viaje.

Ya instalada en Colombia, durante sus primeros días conoció a quien supuestamente era su suegra, la cual habría cuestionado la relación advirtiéndole del peligro que conllevaba estar con su hijo, ya que no andaba en buenos pasos: “Yo no me metería con alguien menor”, fue uno de sus consejos, pero Amory no hizo caso.

Tras un par de días, la pareja se fue a la finca del campo de él. Ahí Amory se quedó por tres semanas, mientras Juan viajaba a Bogotá supuestamente a estudiar. Sin embargo, el joven se casó con una norteamericana allá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × dos =

*