El glifosato vuelve a Colombia

0
30

Los traficantes seguirán encontrando en la ausencia de Estado, el terreno fértil, con o sin glifosato para seguir sembrado de violencia el campo

Una avioneta atraviesa los cielos, a su paso suelta una especie de lluvia suave, como un sereno, pero venenoso sobre la naturaleza.

La imagen va cambiando poco a poco a medida que la mirada fijada en las nubes empieza a bajar hacia la tierra sembrada de amapolas rojas que empiezan a disecarse hasta quedar blancas y llenas de estrías.

Pedro Ruiz, el artista colombiano ha dejado plasmado en sus lienzos esa advertencia, que además es un símbolo creado para conmemorar a las víctimas de las guerras mundiales: flor del opio y la heroína y la sangre o la flor roja que llevan en la solapa los ingleses. Para nosotros los colombianos, como una herida que no cierra y vamos cargando en el alma, tras cada muerto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − dos =

*