La justicia condenó a un hombre por maltrato en Pensilvania (Caldas)

0
9

En este caso de violencia intrafamiliar, ocurrido en Pensilvania, un juzgado absolvió al hombre por supuesta falta de pruebas suficientes. La Fiscalía apeló y los magistrados le dieron la razón.

El ente acusador sostuvo que las evidencias eran contundentes sobre la ocurrencia del delito, desde la misma captura en flagrancia del agresor. En este último aspecto se basaron los motivos del Tribunal para revocar la absolución e imponer la condena.

Los hechos ocurrieron en el 2016. Una mujer escuchó un pedido de auxilio en un apartamento del barrio Ecobetania y avisó a la Policía.

Los uniformados que se desplazaron al lugar confirmaron la situación cuando la víctima salió y les contó que en efecto su compañero sentimental la golpeó en repetidas ocasiones.

De inmediato aprehendieron a Patiño Murillo y se reportó como una captura en flagrancia. La mujer fue llevada al hospital local, donde volvió a relatar los hechos y así quedaron consignados en la historia clínica. Le dieron una incapacidad de 30 días. Sin secuelas.

Sin embargo, en la etapa de juicio su testimonio dio un giro y se retractó. La sentencia de primera instancia fue absolutoria y se apeló.

El Tribunal, al resolver el recurso, analizó la captura en flagrancia y señaló que la retractación de la mujer en ningún caso implica que los hechos no haya ocurrido, sino que quedaron bien acreditados.

De otro lado, en el caso de la violencia intrafamiliar, por orden expresa de la ley, el perdón nunca impide que la causa penal continúe hasta el final. Estas fueron las razones por las que revocó la absolución e impuso una condena de seis años de prisión.

Hasta ayer el hoy condenado se encontraba en libertad. No asistió a la audiencia de segunda instancia. El Tribunal le dictó orden de captura para que pague su pena en una cárcel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + 2 =

*