Puerto Boyacá aún no sale del asombro por la escalofriante muerte de una abuela de 81 años a

0
64

“Una mujer amorosa y muy linda, que por acá quería todo el mundo y que no se metía con nadie” así definieron dos vecinas a la señora María Ubelia Vargas, víctima de un crimen del que aún nadie se recupera, que nadie entiende, que enluta al barrio 7 de agosto y que tiene consternado a al Puerto Boyacá de hoy, el que rechaza los hechos violentos en medio de su evolución hacía la paz que tanto le ha costado.

“Dios mío que cosa tan triste” dijo otra vecina, el nudo en la garganta era evidente. Una tristeza contagiante brotaba de sus ojos, y nos dejó a todos en silencio, no sabíamos a donde mirar en busca de una respuesta a lo sucedido.

Y es que, lo acontecido la mañana de este martes, parece una historia de psicópatas de esas que presentan en Discovery Chanel. Es difícil soportar sin sobresaltos la idea que la inocencia casi infantil de una abuelita haya sido atacada a cuchillo por un nieto de crianza, hasta provocar su muerte, pero todo hace parecer que es cierto y decimos parece, porque no queremos entorpecer el proceso de judicialización.

En horas de la tarde del mismo marte, inolvidable para uno de los barrios más antiguos de Puerto Boyacá, la policía capturó al supuesto asesino, un joven de 25 años quien había llegado al municipio hacía pocos días proveniente de Barrancabermeja, lo capturaron gracias a que hurtó una moto, al parecer para huir de la responsabilidad por la sangre que había derramado, pero esta lo alcanzó vestida de verde oliva en la vereda El Trique y a esta hora el personal de la sijin realiza las Labores periciales y de policía judicial para demostrar que efectivamente cometió el feminicidio.

La familia de doña María de 81 años, natural de Victoria Caldas y madre de 10 hijos, con sentimientos encontrados, pide que el crimen no quede en la impunidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × tres =

*