Santander es vulnerable al fenómeno El Niño

0
43

El más fuerte de la historia colombiana aconteció en 1998. Los daños económicos fueron cuantiosos en agricultura y generación eléctrica.

El fenómeno El Niño es un acontecimiento natural que se presenta cuando se da un calentamiento de la superficie de las aguas del Pacífico y afecta, principalmente, al sureste Asiático, Australia y Sudamérica.

Se traduce en fuertes y prolongados periodos de escasez de lluvias, acompañado de incremento de la temperatura.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Meteorología, OMM, ya existe un 70% de posibilidades de que se produzca a finales de 2018 ; sin embargo, estimó que podría ser menos fuerte que el acontecido el año anterior, uno de los más agudos de la historia y donde las pérdidas superaron el 1,6 millones.

Santander, por su topografía quebrada, será uno de los departamentos del país que sentirán su presencia con rigor.

Bosques protectores

Para el director del Centro de Investigación La Suiza de Agrosavia, Gildardo Palencia Calderón, en Rionegro, Santander, ese fenómeno afecta a todo el país; sin embargo, en el departamento por ser de topografía quebrada en la mayoría de su territorio, la ausencia de agua conlleva mayores impactos.

En su concepto, se deben mantener las coberturas verdes, con el fin de que los rayos solares no le den de manera directa al suelo y aumente la resequedad.

Palencia Calderón expresó que los campesinos deben trabajar con métodos conservasionistas, como los bosques protectores, productores o agroforestería.

“Uno de los graves problemas es que ese periodo seco viene con fuertes vientos que contribuyen aún más a la resequedad del suelo”, advirtió.

Cacao se resiente

Santander es el mayor productor de cacao de Colombia, cultivo que en el 2016 se vio afectado seriamente en su producción por el fuerte verano.

Según Jackeline Vargas Barbosa, gerente regional de la Federación Nacional de Cacaoteros, Fedecacao, si el periodo del fenómeno El Niño es muy prolongado, fácilmente se afecta el 30% de la producción.

“El cacao puede aguantar tres meses sin agua; de ahí en adelante se complican las cosas, ya que se cae la floración y el cuajado de fruto es menor”, agregó.

Para los tabacaleros, que se cultiva en tierras secas como las de la provincia de García Rovira, pensar en un nuevo fenómeno El Niño es sinónimo de pérdidas “a granel”.

Los golpes del verano de 2015 y 2016

Entre 2015 y 2016 se tuvo el fenómeno El Niño más intenso de la historia.

Según la Unidad de Gestión del Riesgo y Desastres se afectaron 719 municipios de 28 departamentos. Las calamidades públicas llegaron a 367 entre desabastecimientos, racionamientos e incendios forestales.

Se sintió con mayor rigor en Boyacá, Magdalena, Santander y La Guajira.

Afectó la producción nacional de alimentos, siendo los cultivos de ciclo corto (los de mayor componente en la canasta familiar) los más afectados; al igual que la explotación ganadera de leche y carne.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × tres =

*